¿Fin? Nunca digas nunca jamás

 

Bueno, se ha terminado una pequeña y breve aventura y con un resultado nada desdeñable, hablo de mi presencia en las primarias de Podemos Asturias para elegir los candidatos al Senado.

Reunir 235 votos (10,4% del voto emitido) siendo un perfecto desconocido en el entramado de Podemos y a golpe de mis contactos en Facebook me parece un resultado estimable y que entiendo que debo agradecer también a aquellos de mis amigos y conocidos que han empujado entre sus conocidos mi candidatura, a todas ellas y ellos, y a quienes no conozco pero creían que podría hacer un buen papel representando a Asturias mi más sinceras gracias.

Este experimento tiene, además, algunas otras enseñanzas que creo que deberían ser estudiadas por los órganos o los círculos competentes con el fin de que futuros procesos sean aún más abiertos y que la igualdad de oportunidades sea una realidad, algo que creo que ha faltado en esta ocasión y que ya puso de manifiesto la famosa lista plancha para el Congreso.

Si Podemos es un ente abierto a la participación de todos y quiere desprenderse de los vicios que caracterizan a los viejos partidos creo que debería reflexionar sobre los siguientes aspectos que, desde mi modesto punto de vista, generan desafección y restan participación.

  • Actualizar el censo, algo tan sencillo como enviar un mensaje a cada “miembro” y ratifique su voluntad de pertenencia, o no, con un simple click en un enlace.
  • Apertura de espacios de participación para que los candidatos menos conocidos puedan hacer llegar su mensaje. Durante la brevísima campaña pude constatar que las plazas de Podemos “Asturias” y “Oviedo” eran un auténtico páramos. Parece que eso es lo normal ya que lo que aparecía eran, pocos, mensajes y antiguos.
  • Dinamización del proceso de participación con el que combatir la abstención, algo difícil de entender cuando el sistema facilita el voto de una manera infinitamente más cómoda y asequible que en cualquier otro procedimiento similar
  • Entrega de los resultados al cierre del proceso, no se entiende que un sistema de voto electrónico tarde días en proporcionar los resultados.

Además de todo lo anterior he podido constatar,  a nivel personal, el cariño de amigas y amigos y también, y esto creo que es un punto negativo, la dificultad de que la #gentecorriente acceda a determinados puestos políticos. Gente que no nos involucramos en procesos directos porque no se nos ha pedido (me ofrecí para colaborar en aquello que controlo, las redes sociales, y ni tan siquiera he recibido un acuse de recibo a mi correo).

También he sacado la impresión de que determinadas posturas no son bien recibidas, la capacidad crítica, el rechazo del hooliganismo, es algo que tanto aquí como en los viejos partidos no está bien visto, se quiere docilidad porque es más fácil gestionar un partido así que con críticos todo el día dando la brasa y haciendo de pepito grillo.

En cualquier caso he de decir que Podemos ha venido a abrir las ventanas para que el aire entre en la política de este país y renueve el aire de las habitaciones, espero sinceramente que no cierren las ventanas demasiado pronto.

Salud

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *