Mentiras, mesonges, lies

Ayer por la noche escuchaba, como suelo hacer habitualmente hasta que el sueño me vence, el programa Hora25 de la Cadena Ser y en cuya tertulia participaba un caballero que lleva por nombre Antonio Naranjo. Como no podría ser menos, y dado que ayer se habían publicado los resultados del último sondeo del CIS, se habló de Podemos y, como tampoco podría ser menos siguiendo la tendencia actual, se volvió a tergiversar por parte de este caballero lo que Podemos dice.

El mantra actual de una determinada clase periodística, entre la que se incluye al mencionado periodista(?), es decir que Podemos lleva en su programa la negativa a hacer frente a la deuda pública española, quienes así hablan parecen olvidar que una mentira mil veces repetida no acaba convirtiéndose en verdad. Quienes utilizan la mentira como arma política olvidan con demasiada frecuencia que la ciudadanía española está saliendo del letargo en el que estuvo viviendo hasta ahora gracias a la falsa sensación de riqueza que se originó con la burbuja inmobiliaria. Burbuja que, no olvidemos, fue propiciada por una funesta ley salida de la mano de ese insigne ministro de Economía, expulsado de todos los organismos por los que fue pasando y algunos de los cuales dejó en la más absoluta quiebra como es el caso de Caja Madrid -también conocida como Bankia- , y que se apellida Rato y que ejerció su mandato a las órdenes de ese otro “prócer” español de apellido Aznar. Ambos por cierto con claras conexiones familiares con la dictadura franquista.

Volviendo a lo que nos ocupa, hay que decir que lo único que lleva afirmando Podemos desde el inicio de su aparición es que la deuda pública española debe ser auditada y que, a resultas de esa auditoría, cada cual se haga cargo de la parte que de ella le corresponde, que no es siempre el Estado. Por poner un ejemplo ¿debe asumir la generalidad de la sociedad española la deuda del rescate bancario?¿debe ser asumida en las actuales condiciones de plazos y costes cuando todos sabemos que los ratings son manipulados en beneficio de determinados “inversores” (sic) internacionales? ¿Debe asumir la sociedad española unas condiciones de déficit máximo que, por ejemplo, fueron incumplidas sistemáticamente por la RFA en los tiempos de la reunificación? Eso no es negar el pago de la deuda sino tratar de poner en su justo lugar el origen y la obligación de hacer frente a ella.

Por otra parte, asistimos prácticamente a diario, a los “sermones” que, desde múltiples púlpitos, los opinadores del establishment van dejando caer con el único e inconfeso propósito de que el status quo político actual se siga manteniendo tal cual porque eso es lo que les interesa a unas élites dominantes para las que esta situación resulta claramente favorable.

Cada vez que se habla de lo irrealizable del programa de Podemos se olvidan algunos datos, oficiales, sobre la estructura de ingresos y gastos del Estado español y la generalización de una corrupción que se lleva todos los años cientos de millones que no se pueden dedicar a la atención de necesidades realmente urgentes. La Iglesia Católica española es beneficiaria por diversos conceptos de miles de millones de subvenciones que se detraen del sistema público, la presión fiscal sobre las grandes corporaciones españoles es de las menores de la UE, la obtención de ingresos fiscales se está trasladando de la imposición directa, progresiva, a la indirecta y que afecta por igual a todos los españoles con independencia de la renta de que dispongan, el sistema sanitario español se está derrumbando en beneficio de mercantiles del sector sanitario que obtienen sus beneficios de la derivación de enfermos de un sistema público de salud que se está dejando deteriorar con una clara intencionalidad ideológica.

El Partido Popular está aplicando el “thatcherismo”, el famoso programa oculto nacido en el laboratorio  de FAES, con el mayor descaro, y sin que ninguno de los voceros del establishment esgrima el argumento de la mentira a pesar de que nadie, en la reciente historia política de España, la había  elevado a las cotas que lo han hecho esa formación política y su principal mentor, José María Aznar.

Pudiera ser que Podemos acabe siendo una flor efímera, pero lo que es innegable es que ha supuesto un revulsivo y que desde ahora ya nada volverá a ser los mismo ya que su perfume se quedará definitivamente instalado en nuestra sociedad.

Buen día y buena suerte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *