¿Pero quien dice que en Oviedo no hay nada?